11 errores que debes evitar con tus electrodomésticos

24-inch-integrated-refrigerator-multi-fresh-compartments-fagor

¿Sabes dónde colocar cada alimento en la nevera para darle su conservación óptima? ¿Eres capaz de aprovechar al máximo las posibilidades de tu horno o de tu lavavajillas?

Es frecuente hacer un mal uso de nuestros electrodomésticos. Seguro que alguna vez has cometido alguno de los errores que te explicamos a continuación.

  1. Cada alimento, en su sitio

La puerta de la nevera es el sitio menos frío, así que úsala para alimentos como las salsas preparadas o la mantequilla. Evita poner en la puerta la leche o los yogures…

Las verduras, frutas y embutidos, mejor en la zona inferior, e idealmente, en los cajones.

  1. Frutas tropicales

Tomates, plátanos, piña, plátano o aguacate, son de origen tropical y no necesitan conservación en nevera. Tampoco la necesitan el pan, los ajos, las patatas o las cebollas –que puedes conservar, simplemente, en un lugar fresco y oscuro como la despensa-.

El chocolate tampoco debería guardarse en la nevera, salvo en los meses de más calor.

  1. Nunca en caliente

No debes guardar alimentos en la nevera cuando todavía están calientes. Si lo haces, propiciarás la creación de bacterias y además, supondrá un incremento del consumo energético del electrodoméstico.

 

  1. Que corra el aire

No amontones comida en la nevera. De esta forma, facilitarás que el frio llegue bien a todos los alimentos y se conserven mejor.

 

  1. Abierto 24 horas

Cuando dejas la puerta de la nevera abierta mientras decides qué vas a tomar, estás malgastando energía –y por tanto, dinero-.

 

  1. Quemados por el congelador

El frío puede quemar los alimentos. Envasa herméticamente o con plástico los alimentos que vayas a meter en el congelador.

 

  1. Enjuagar los platos

Enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas, es un gasto innecesario. Si están muy sucios, es mejor que uses el programa de prelavado. Conseguirás lo mismo, pero ahorrarás agua.

 

  1. Caos en el lavaplatos

Lo ideal cuando llenas el lavavajillas es que coloques aquello que está más sucio en la zona inferior, las piezas delicadas en la zona superior, y los cubiertos bocarriba. Y evita amontonar platos y/o tazas, pues entonces ni se lavarán ni se aclararán de forma adecuada.

 

 

  1. Programas rápidos

Evita usar los programas más veloces en tu lavaplatos o en tu lavadora, de esta manera ahorraras energía y también dinero.

 

 

  1. Usa la luz

Abrir el horno mientras algo se está cocinando hace que la temperatura interior baje, por lo que es mejor que hagas uso de la luz que tiene incorporada. Tus alimentos quedarán mejor cocinados, en menos tiempo, y además, ahorrarás en tu consumo.

 

  1. Funciones

Haz uso correcto de las funciones de tu horno, los alimentos te lo agradecerán. Usa el ventilador para una cocción seca y crujiente, o el calor arriba y abajo para un resultado tierno y esponjoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *